Columna: Muelle 1

Luego de las fiestas decembrinas y la llegada de un nuevo ciclo en el calendario en el que estamos inmersos ahora sí que todos –eso nos une- , el 2020, ahora esperamos el último de los festejos: la tamaliza, al menos en México.

Así que habrá surtido diverso, los que prefieran dulce o picoso, con o sin carne de pollo o cerdo, acompañados eso sí, de un buen atole de piña o de tejocotes si aún quedan, o de plano una chela de acompañamiento.

Imposible olvidar en la vida pública hechos del recién año ido que en esencia se mantienen como prioridades desde las obligaciones y las perspectivas de desarrollo del gobierno en turno y que se repiten ya de buen tiempo atrás.

Imposible sustraerse de la terrible explosión de Hidalgo originada por la extracción ilegal de ductos, todo lo que sobrevino a ello hasta detectar lugares completamente acondicionados de empresas transportistas en el Estado de México. Cuánta colusión, es la pregunta. La mina de oro que ha sido Pemex en manos de unos cuantos políticos, técnicos y transportistas que de verdad a todo le daban.

Y qué decir de las tremendas masacres primero en Minatitlán en una fiesta particular y luego en Coatzacoalcos en un bar de nutrida concurrencia en donde una vez más se queda la secuela de víctimas que más recuerdan sus familiares y que pusieron a Veracruz en la atención nacional.

Otras entidades superan lo narrado como son, de nueva cuenta Guerrero, Michoacán, Colima, Chihuahua, Baja California, Tamaulipas, Nuevo León y ahí, Guanajuato. Entidades subindustrializadas en donde las disputas son los territorios en donde se siembran  y en las industrializadas, en donde hay dinero y  por consiguiente se acrecienta la venta de estupefacientes.

Tampoco es posible pasar por alto lo ocurrido con familiares Le Barón en los límites de Chihuahua y Durango. Fueron nueve personas, niños entre ellos, masacrados de una forma terrible y que puso en jaque a las instituciones nacionales y sirve aún al señor Trump en sus fines reeleccionistas y hasta expansionistas. Este asunto tiene consecuencias inevitables.

En tanto siguen los megaproyectos de impulso al sureste del país con el Tren Maya, el Corredor Transístmico y la refinería de Dos Bocas en Tabasco, esencialmente, en tanto centro y norte con mayor infraestructura se equilibran de mejor manera en un país ya de 125 millones de habitantes.

Atraques:

  1. El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, seguirá su proceso judicial en prisión, ya sentía partir la rosca en domicilio particular aunque al paso que va ni tamales le tocarán.
  2.  Vaya asunto el sindicato petrolero, por años y año se sabe el manejo corporativo y discrecional de ese organismo laboral y político, ya veremos que hace AMLO ante delicado asunto.
  3. Miguel Angel Osorio Chong y los expresidentes Fox, Calderón y peña están que ni el sol playero les toca, sumidos en la desconfianza absoluta.

Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta