Un portal con una mirada distinta

Columna: Sentido Común


Gabriel García-Márquez

Las medidas de austeridad implementadas por el gobierno federal han generado a la fecha 11 mil millones de pesos de ahorros en la administración pública.
En el más reciente desglose presentado por la Secretaría de la Función Pública, se informa que con la devolución de 8 mil 800 plazas se ahorraron 4 mil 291 millones de pesos. Por las compras consolidadas y renegociación de contratos se ahorraron 150 mil millones de pesos.
Entre los recortes efectuados están la devolución de 655 direcciones generales adjuntas en las secretarías de la Función Pública, del Bienestar, Seguridad y Protección Ciudadana, Desarrollo Agrícola, Territorial y Urbano, de Cultura y la Oficina de la Presidencia. También se eliminaron plazas de choferes para los subsecretarios y altos funcionarios.
Entre las dependencias que eliminaron plazas están la Secretaría de Hacienda (71), Educación Pública, Secretaría del Trabajo (48) y del Medio Ambiente (92).
En gasto de comunicación social de todas las dependencias y entidades se redujeron recursos cercanos a los 7 mil 300 millones de pesos.
Entre otros tantos privilegios de los funcionarios como seguro médico privado y reducción de sueldos. Al eliminar los seguros de gastos médicos mayores se ahorraron 5 mil millones de pesos.
Sin duda alguna el gobierno federal va con todo para hacer efectiva la aplicación de la Ley Federal de Austeridad Republicana; sin embargo, no queda claro cuál es el beneficio de los ahorros logrados, es decir hacia dónde se redireccionarán estos recursos o en qué rubros se verá reflejado el ahorro para beneficio de la población, pues de lo contrario de nada sirve alcanzar estos ahorros, pues lo único que se logra son despidos, reducción de salarios y recesión económica.
En conclusión, el plan de austeridad tendría sentido si los municipios se vieran beneficiados o los sectores productivos recibieran la inyección de recursos que tanta falta les hace para impulsar la economía.
Mientras tanto lo único cierto es que, para lograr el ahorro republicano, se han cancelado plazas, se han reducido sueldos y la economía nacional está en crisis.

Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Cerrar menú