Tan ocupadas están las autoridades en combatir al coronavirus, que han descuidado el tema de la inseguridad y la violencia, tan es así que el pasado sábado en el centro de Coatzacoalcos dos jóvenes, marido y mujer, fueron ejecutados en la recepción de un hotel de su propiedad, justo en el momento es que estaban transmitiendo un espectáculo musical en las redes sociales. Sin mediar palabra o simular un intento de asalto, los sicarios llegaron y dispararon a matar a un DJ y a una maestra de yoga, que se dedicaban a amenizar eventos para completar sus ingresos. Con su muerte la pareja victimada deja en la orfandad a un bebé de escasos cuatro meses. Hasta el momento se desconoce el móvil del homicidio.

Como dato curioso, el cuartel de la policía se encuentra justo a la vuelta del Hotel Revolución, donde se perpetró el asesinato.

Apenas la semana pasada en la zona conurbada de Xalapa, dentro del municipio de Coatepec, un grupo de hombres armados entró a la casa de un empresario, que por cierto se encontraba ahí junto con su familia y les robaron pinturas, objetos de arte y hasta el papel higiénico, en fin, todo cuanto pudieron y quisieron. 

Hasta el momento la policía no ha dado con la banda de ladrones, que actúa con toda impunidad en la capital del estado.

Las estadísticas no mienten y a la fecha no han disminuido los índices delictivos en el país, mucho menos en Veracruz, donde se siguen registrando todo tipo de delitos sin que las corporaciones hayan podido hacer lo suficiente por impedirlo.

Estos resultados han hecho cambiar de opinión al presidente de la República, que este lunes ha dato la orden, por supuesto no por los hechos en Veracruz sino en todo el país, de que las fuerzas armadas regresen a las calles, con la instrucción de que realicen tareas de seguridad pública “de manera extraordinaria, regulada, fiscalizada, subordinada y complementaria”, dice el decreto publicado ya en el Diario Oficial de la Federación, mediante el cual los elementos del ejército y la marina saldrán a las calles a apoyar a la Guardia Nacional de aquí al 2024.

Los más de tres mil homicidios cometidos en el mes de marzo, han detonado las alarmas, para que el presidente López Obrador haga a un lado sus compromisos de campaña y cambie de opinión en este tema, para devolver la tranquilidad y la paz a los mexicanos.

Es preocupante que los 79 mil elementos que componen la Guardia Nacional han sido insuficientes para detener la ola de violencia que sigue azotando al país, aprovechando que el gobierno anda muy ocupado en el combate al Covid-19, que por cierto está justo en la cresta de contagios.

Con este decreto, las fuerzas armadas podrán detener a los delincuentes y asegurar los bienes relacionados con los hechos delictivos, poniéndolos a disposición de las autoridades competentes con el pleno respeto a los derechos humanos.

Como dice el refrán, es de sabios cambiar de opinión y el presidente de México lo sabe, por tanto, echará mano de soldados y marinos para que salgan a respaldar a los elementos de la Guardia Nacional, que aún no están debidamente capacitados y se encuentran en desventaja ante las mañas de las bandas delincuenciales, que saben cómo burlar la vigilancia y siguen operando con toda impunidad en perjuicio de la sociedad mexicana que ya está harta de ser despojada y lastimada impunemente.

Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Esta entrada tiene un comentario

  1. Royal CBD

    I really like looking through a post that will make men and women think.

    Also, thanks for allowing for me to comment!

Deja una respuesta