Un portal con una mirada distinta


“Nos prometieron trabajo y nada más nos engañaron, no tenemos ni para comer” es la justificación de un grupo de inconformes que este viernes tomaron la caseta de Sayula para cobrar 50 pesos a los automovilistas, por supuesto sin entregar comprobante alguno, dejando de brazos cruzados a los empleados de Capufe.

De nueva cuenta vuelven a las andadas quienes buscan la manera de llamar la atención de las autoridades, para que sus demandas sean atendidas o bien para hacerse de recursos que les ayuden a seguir su camino hacia la Ciudad de México o para retornar a su lugar de origen.

Este viernes un grupo de tabasqueños se apoderaron de la caseta para cobrar el peaje, sin que las corporaciones o las autoridades competentes hicieran algo por evitarlo. De seguir así las cosas volverá a convertirse en una mala costumbre la toma de casetas con cualquier pretexto, causando inconvenientes a los transportistas y conductores que transitan a diario por esta importante autopista del sur.

Por cierto, es un peligro transitar por la carretera de Acayucan a Los Tuxtlas donde hay tramos en reparación, pero no se ven por ningún lado patrullas de la policía de caminos que vigilen o alerten sobre los riesgos que se corren, toda vez que hay un tramo donde hay ranchos ganaderos, donde manadas de ganado se salen de los potreros y se aparecen de pronto provocando accidentes que bien podrían evitar.

Esta carretera que comunica a Acayucan con Catemaco tiene meses en reparación, pero los trabajos que se realizan se hacen de manera aleatoria sin orden y levantando la carpeta asfáltica por aquí y por allá, no de manera continua, que sería lo más adecuado. Reparan un tramo y luego en vez de continuar ahí mismo hasta terminar la obra, se van a otro extremo de la carretera dejando tramos inconclusos raspados y con huecos que en esta temporada de lluvias se convierten en cráteres.

También la carretera libre de Acayucan a Cosoleacaque tiene muchos años en reparación y ampliación, pero los trabajos van tan lentos que no se sabe para cuándo quedará concluida, toda vez que hay meses en que interrumpen las obras por meses, de manera que esta vía que podría convertirse en una alternativa para desahogar el tráfico de la autopista se ha convertido en un peligro porque hay tramos con desniveles muy pronunciados donde es muy riesgoso transitar.

Los pobladores de Jáltipan, Chinameca, Soconusco, Texistepec y por supuesto Cosoleacaque tendrán que esperar cuando menos otro año más, para beneficiarse con esta carretera que tanta falta les hace a todos en la región.

Así que, en materia de vías de comunicación, la región sur de Veracruz sigue rezagada y ni esperanzas hay de que llegue pronto la modernidad.

Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja un comentario

Cerrar menú